Salliquelo
MIN 2º
MAX 11º
T: 4 º
Borrar

COVID-19

Salliquelenses en los tiempos de pandemia

Testimonios de varias partes del mundo se reunen en una nota exclusiva de Veradia.com sobre la propagación del Coronavirus.

El 11 de marzo, cuando la Organización Mundial de la Salud declarara Pandemia al Covid-19, varios países entraron en alerta intentando frenar los contagios con drásticas medidas de prevención, entre ellos Argentina, uno de los primeros en reaccionar ante la emergencia.

A más de una semana de haber comenzado en Argentina el aislamiento social, preventivo y obligatorio, generaciones enteras continúan por primera vez en sus vidas obligadas a permanecer confinadas en sus hogares.

Cada país atraviesa situaciones diferentes, en China, donde comenzó el brote de Coronavirus, ya trascurrieron 60 días de aislamiento y la sociedad lentamente comienza a salir a la calle. Por el contrario, en Estados Unidos, las medidas preventivas no fueron tan extremas y al día de hoy se trata del país con más contagiados del mundo.

A Salliqueló particularmente le tomó un par de días más respetar la norma, la cuarentena comenzó el viernes a la madrugada, pero no fue hasta el domingo o lunes que realmente se vieron las calles vacías. Incluso algunos rebeldes desafiaban la medida y se jactaban de la situación.

El virus se originó en China, luego golpeó fuerte en Italia, y se expandió hacia el centro de Europa. Varios salliquelenses, desde diferentes lugares del mundo, compartieron su testimonio con Veradia.com sobre cómo transcurre la vida y cómo afectó la pandemia al país donde se encuentran.

Lucas (21), bailarín al que la situación lo sorprendió nada menos que en China, relata que llegó a la ciudad de Shenzhen a principios de enero y estuvo trabajando sin problemas hasta el 24 de ese mes, día de su última actuación. Allí, tuvieron que cumplir dos meses de estricta cuarentena: "fueron momentos duros, ya que no estamos acostumbrados a estar encerrados, y menos aún lejos de la familia", nos decía. Pero asegura a la distancia que es el mejor remedio para combatir este virus.

En Italia se encuentra Diego (33), jugador de básquet profesional, donde llevan 17 días de aislamiento obligatorio. En Vicenza, en comparación con otros lugares de Italia, la situación es buena, pero las medidas son severas y no es posible alejarse a más de 200 metros del domicilio sin una justificación válida. Diego tuvo que suspender sus actividades, pero se las ingenia para seguir entrenando dentro de su departamento, el que comparte con su mujer y su hijo de apenas 15 meses.

En Italia el sistema sanitario depende mucho de las regiones, “si tuviera que comparar con lo que pude ver en Argentina el último tiempo, en cuanto a estructura o a nivel profesional, pienso que en nuestro país hay excelentes profesionales, con un lado humano increíble”, dice orgulloso.

Mariana (45), desde Madrid (España), relata que “lamentablemente mientras en China el virus avanzaba, aquí la vida continuaba como siempre. No hubo por parte del Gobierno ninguna medida de alerta, tampoco cuando el virus llegó a Italia y se multiplicaron los casos de forma veloz”. Describe que la ciudad en gran medida vive del turismo, por lo que el contagio fue masivo y muy rápido debido a la gran cantidad de extranjeros. Hoy la situación es muy compleja, el sistema sanitario se encuentra desbordado, “basta decir que el Palacio de Hielo, una pista de patinaje muy grande, hoy funciona de morgue improvisada. Son tantas las muertes, que no hay tiempo de dar tierra o cremar los cuerpos”. Mariana agradece que aún pueda seguir trabajando de forma remota, y aclara que sólo sale a la calle para tirar la basura.

Otra realidad se vive en Barcelona, donde el virus no golpeó tan fuerte. Anita (29) vive en la ciudad junto a su pareja, también de Argentina, con quien se casó antes de emigrar a España. Comparten la casa con otra compatriota, y al igual que Mariana, tienen la posibilidad de trabajar de manera online junto a su marido en una empresa de educación gamificada.

En un sexto piso en Paris (Francia), viven Elida (77) y Juan (78), quienes se encuentran en cuarentena desde el 17 de marzo. Según nos cuenta Elida, el confinamiento es similar al de Argentina, sólo se puede salir con un certificado. Es posible salir con chicos a las plazas y parques una hora al día, pero destaca que la ciudad está casi vacía, no se escuchan ruidos y las voces resuenan en las calles.
“Nosotros estamos bien, esperando que esto pase y no nos enfermemos ni nosotros ni los que queremos” cuentan, y reflexionan que “lo trágico de esta pandemia es que uno se muere solo, sin poder despedirse, y sin nadie que sea testigo, más que el personal del hospital desbordado y agotado”.

Desde Haarlem (Holanda), una ciudad que se encuentra a 15 minutos de Ámsterdam, Marina (30) relata que “no hay la sensación de pánico ni desesperación que se ve en las noticias de otros países. Quizás porque acá el virus llegó unos días más tarde que en el sur de Europa, y eso dio tiempo a planificar un poco más”.  Ella vive junto a su novio y trabaja para una empresa muy conocida de reservas hoteleras. El 12 de marzo el primer ministro anunció las primeras medidas preventivas, pero fue el 23 de ese mes que empezaron a ser más extremas, como por ejemplo la restricción a la población de salir de sus hogares en grupos de más de tres personas y respetar una distancia mínima. Para aquellos que no cumplan esas medidas las multas son de 400 euros (casi $30.000). “Quizás el hecho de que hayan pasado por otras pestes, hambrunas y guerras, los hace entender y aceptar la situación con mayor seriedad”, reflexiona.

Más al norte de Europa se encuentra Germán (29), desde hace dos semanas se hospeda en un Hostel de Copenhague (Dinamarca). Luego de viajar por España y Francia se radicó en esa ciudad para realizar la Visa Laboral y quedarse un tiempo más. “Dinamarca es un país muy organizado en cuanto a salud y bienestar social, por eso debe ser que la gente de acá se lo toma con tranquilidad”. Cuenta que los daneses están en cuarentena al igual que Argentina, pero que no es obligatoria y continuaría así hasta mediados de abril.

Daniel (58), vive desde hace 20 años en Seattle (Estados Unidos), es veterinario y dice que los servicios y actividades esenciales no se han suspendido. La cuarentena no es obligatoria, pero entiende que la gente está teniendo más cuidado al momento de salir a la calle. Sin embargo algunos días viaja hacia a la Universidad de Washington, donde realiza trabajos de investigación en roedores aplicados a la neonatología. Pero parte de la semana se queda en su casa trabajando online.

Wenceslao (23), vive en el sur de Estados Unidos, en Knoxville. Cuenta que en el Estado de Tennessee hay varios casos, pero que no se tomaron medidas tan drásticas como en Argentina. La situación es la misma que describe Daniel en Seattle. Además, afirma que la adecuación de la población a estas medidas no es como en otros países del mundo y no le dan tanta importancia.

Guillermina (30) trabaja como fotógrafa en una empresa de turismo, actualmente está cerca de Orlando (Estados Unidos) en un crucero. El barco se encuentra en cuarentena hace dos semanas, continuando sus actividades con las medidas de seguridad sanitarias correspondientes. Los huéspedes ya han bajado y en este momento se encuentra a bordo sólo la tripulación de unas 1200 personas, a la espera que los aeropuertos vuelvan a abrir. “Para mí no es dificultoso, estoy agradecida de estar acá. Irme en este momento sería exponerme” analiza.

En Brasil, al igual que en Argentina, se decretó la cuarentena hace una semana, Francisco (29) señala que en los primeros días la gente no respetó la medida. Pero que con el correr del tiempo, y luego de que prohibieran ir a la playa, se tomó un poco más en serio. Vive en Florianópolis junto a su novia italiana y trabaja de parrillero en un restaurante, el cual sólo hace delivery. “La situación es una controversia, vamos una semana de cuarentena pero ya la quieren sacar y volver a una vida normal. Veremos que sucede”, dice expectante.

Una experiencia particular vivieron Germán y Fabricio, ellos estaban en Cartagena (Colombia) cuando se decretó el aislamiento obligatorio en Argentina, que coincidió con el de aquel país. Tenían pasajes para regresar el fin de semana posterior al decreto, y las medidas de seguridad en los aeropuertos ya eran severas. Les tocó enterarse que su vuelo había sido cancelado, pero a las horas fue reprogramado. Si bien tuvieron demoras en su escala de Chile, llegaron sin problemas a Argentina. Germán cuenta que la situación en los aeropuertos era tensa, que muchos habían quedado varados y que todos, o la gran mayoría, usaban barbijos y protección como alcohol en gel durante el vuelo. “Había gente que venía tosiendo al lado nuestro, y que al hacer la declaración ponía que no tenía síntomas de Covid-19, supongo que por miedo a ser demorados”, contó preocupado. Al llegar, les tomaron varias veces la temperatura y llegaron a sus hogares en Buenos Aires en taxi. Donde ahora cumplen con el aislamiento total.

Mirá la propagación mundial del virus haciendo click en cada país