Salliquelo
MIN 9º
MAX 18º
T: 11 º
Cubierto

Salliquelense voluntario de la Cruz Roja presta servicio en Tecnópolis

El joven estudiante de medicina Valentín Hinding se encuentra residiendo en Tecnópolis, ya que así lo exige el voluntariado que realiza prestando servicio en el parque destinado a la atención de pacientes con COVID-19.

Valentín Hinding, estudiante de medicina, se encuentra trabajando como voluntario para la Cruz Roja Argentina en el parque sanitario instalado en Tecnópolis, donde asiste a pacientes con COVID-19.

El joven salliquelense, de 19 años de edad, se ha caracterizado por una activa participación social. Desde pequeño abrazó el movimiento scout, pasando por todas las ramas de la Agrupación San José hasta llegar a ser dirigente. Como estudiante de la Escuela Técnica “Fray Luis Beltrán”, de donde egreso el año pasado como técnico informático, siempre estuvo ligado al Centro de Estudiantes, del que fue presidente. Además, complementaba sus días colaborando con distintas instituciones, tocando la guitarra y ayudando a su familia en las tareas domésticas.

 

El inicio de la cuarentena lo halló cursando el primer año de la carrera de medicina en la Universidad Nacional de La Plata, “en enero comencé a cursar, logré ir a unas pocas clases y en marzo no pude ir más por la pandemia, ahora estoy cursando de forma virtual”, contó Valentín en diálogo con Veradia.com.

 

La posibilidad de ser voluntario de la Cruz Roja Argentina surgió estando aún en Salliqueló, “conocía sobre la institución por scouts, por convenios que habíamos realizado, y por actividades que veía a través de las redes sociales que ellos realizaban”, explica el joven estudiante de medicina, y agrega: “mezclan dos disciplinas que me gustan mucho, que son el voluntariado y la ayuda humanitaria”.

 

La convocatoria de Cruz Roja le llegó vía email en diciembre pasado, y al llegar a La Plata comenzó a participar de las charlas de “inducción al voluntariado” en la filial local, allí se instruyó sobre las tareas a realizar; se capacitó en primeros auxilios, estrategia organizacional, comunicaciones radiales, ayuda al migrante y otras temáticas que complementan su formación general como voluntario.

 

“Además de los trabajos habituales en La Plata, siempre están llegando convocatorias de distintas sedes para actividades muy diversas, hasta que un día llegó una convocatoria de Sede Central para brindar apoyo en el PA.SA.TE. (Parque Sanitario Tecnópolis), que funciona como un centro de aislamiento para personas con COVID-19 positivo en estado leve, por ahora, porque esto es súper dinámico y cambia constantemente”.

 

Fueron solamente 3 los aspirantes inscriptos, ya que la convocatoria requería que los voluntarios fueran a vivir a Tecnópolis, para brindar asistencia en todas las tareas que se desarrollan dentro del parque sanitario. “Obviamente, es todo de carácter voluntario, y funcionamos como auxiliares del poder público”, aclara Valentín.

 

Tecnópolis se encuentra dividido en tres zonas, identificadas claramente por colores, la verde es la zona libre, donde se supone que no habría riesgo de contagio de COVID-19, de todas maneras el personal utiliza barbijos todo el tiempo, “desde Cruz Roja nos brindan una capacitación completa en bioseguridad para colocación y extracción de todo el E.P.P. (Elementos de Protección Personal), entonces en la parte donde nosotros estamos viviendo podemos estar tranquilos que no habría riesgos”.

En la zona amarilla es donde se provee de todos los elementos de protección al personal interno como médicos, operadores, personal de limpieza, logística, mantenimiento y los propios de Cruz Roja. “Nosotros ayudamos, en caso de ser necesario, a la colocación de los elementos”.

Por último, la zona roja, “donde estamos completamente encapsulados, con un traje descartable, barbijo N95, barbijo quirúrgico y dos pares de guantes”.

Entre las tareas que Valentín tiene asignadas junto a sus compañeros en la zona roja, se encuentra la admisión de personas. “Se la entrevista, se le realiza un estudio rápido donde el medico determinada si el paciente puede quedarse, que no tenga otra patología grave y demás”, explica al respecto. “Si esa persona puede quedarse, le explicamos cómo funciona el lugar, firma una declaración jurada de sus pertenencias y le damos una serie de recomendaciones, planes de convivencia y le proveemos todo un kit de ropa e higiene para que este cómoda”.

Además, en caso de ser necesario, se les brinda apoyo psicosocial y primeros auxilios, en las recorridas que los voluntarios realizan periódicamente por las distintas naves que comprende el predio.

 

Valentín permanecerá unos 15 días más en el lugar, extendiendo su labor de acuerdo a su voluntad, trabaja en turnos rotativos de 7 horas y luego sigue cursando su carrera de medicina en forma virtual, dispone de un espacio especialmente acondicionado con computadoras con conexión a internet donde puede estudiar, y el día que rinde algún parcial le dan la jornada libre para que estudie y luego descanse.

 

“La verdad que el miedo siempre está –reconoce Valentín respecto a la posibilidad de contagiarse-, en el tiempo que estoy acá aprendí que por más que uses todas las medidas de bioseguridad, por más que haya distanciamiento, las posibilidades siempre están, por suerte trabajamos en equipo y nos cuidamos entre nosotros, tenemos mucha capacitación, terminamos una actividad y policía ecológica nos desinfecta completamente, pero bueno ese miedo yo siempre lo sigo teniendo por más que se tomen todas las medidas necesarias”.

 

“Algo que yo rescato es que los destinatarios, como nosotros llamamos a las personas que están alojadas, te reconozcan por tu voz –continúa Valentín con su relato-, ya que nosotros estamos completamente encapsulados todo el tiempo, que te agradezcan tu labor, más que nada cuando saben que sos tan joven, es muy lindo ver cuando el paciente se vuelve recuperado a su casa y te agradece toda la contención que le diste, ese vínculo que se da es hermoso y pienso que esa es mi mejor paga”.

Respecto a cómo su familia recibió su decisión de ser voluntario en Tecnópolis, cuenta que “por un lado están súper contentos por el trabajo que estoy haciendo, saben que estoy muy contenido por todos mis compañeros, me encariñe mucho con ellos, con algunos ya soy amigo, hay gente de todo el país y eso es bueno”, por otro lado, los afectos se extrañan, “hace 6 meses que no los veo, trato todos los días de hacer video llamadas con todos, con mi abuela, con mi mamá y mi papá, para que vean que estoy bien y se queden tranquilos”.

 

“Estando tan cerca de personas con COVID-19 se aprende que no hay nadie que sea inmune y que cualquiera podría ser asintomático, entonces cuidarse es fundamental, como decimos acá, cuidarte es cuidarnos”, afirma en relación a las medidas de prevención, y concluye: “en mi caso, estoy hasta durmiendo con el barbijo puesto, ya se me hizo algo cotidiano, sé que es difícil, pero cualquiera puede estar en esa situación, así que a no aflojarle con la prevención”.

 

Noticias Relacionadas