Salliquelo
MIN 20º
MAX 36º
T: 25 º
Borrar

La experiencia de dos pellegrinenses que atendieron a Maradona

Dos hermanos oriundos de Pellegrini, trabajan desde hace seis años atendiendo como quiroprácticos al plantel de Gimnasia y Esgrima de La Plata. Allí, tuvieron la posibilidad de atender también al diez.

Los hermanos Juan Pablo y Manuel Bravo son oriundos de Pellegrini, realizaron sus estudios universitarios en Córdoba, recibiéndose ambos de kinesiólogos, lo que les permitió sentar las bases para continuar sus estudios en Quiropraxia por tres años más, convirtiéndose así en quiroprácticos, como prefieren definirse.

Una vez recibidos se radicaron en La Plata, donde fundaron la primera clínica quiropráctica de la ciudad. Luego de funcionar en varios locales platenses, lograron tener su propio Centro de Quiropraxia ubicado en calle 13 y 34, en un tercer piso, en pleno Barrio Norte.

Desde hace aproximadamente 13 años, sólo se dedican a la quiropraxia, método que consiste en corregir la columna vertebral, y que se ha vuelto popular en los últimos tiempos. Además de atender a pacientes en general de diversas edades, también tienen su foco en deportistas y especialmente en futbolistas.

Veradia.com se contactó con uno de los hermanos, Juan Pablo, quien compartió cómo fue el primer acercamiento al ídolo, “lo conocimos en el club Gimnasia, donde trabajamos hace ya 6 años haciendo quiropraxia a los jugadores de Primera y a la gente del club”, así fue que surgió la posibilidad de que atiendan también a Maradona. “La primera vez que lo atendió mi hermano, fue en un clásico –continuó relatando Juan Pablo-, nosotros vamos a los partidos locales una vez cada uno, para ajustar a los jugadores antes de cada partido, ese día le tocó ir a él y tuvo la suerte de ajustarlo a Diego, hasta tuvo una gran respuesta de su parte porque le dijo que podía levantar los dos brazos después de que lo atendiera”. Después de ese clásico, fue Juan Pablo quien tuvo la posibilidad de atenderlo en Estancia Chica, el lugar donde concentra Gimnasia y Esgrima de La Plata.

Recuerda sobre aquel día que estaba atendiendo a los jugadores y Maradona se acercó y le preguntó “¿me atendés a mí?”. Después de ser atendido, el ilustre paciente se sentó y dio las gracias, “con una humildad increíble, él te contaba experiencias, anécdotas, como si te conociera de toda la vida, nunca te hacía sentir que estabas hablando con Diego Armando Maradona”, destaca.

 

Precisamente es esa sensación la que manifiesta haberle quedado más grabada después de haberlo visto varias veces, la de que trataba con humildad a los demás, “era super predispuesto con todo el mundo –asegura-, vivía acosado por gente, el rato que lo veías era una cosa terrible de fotos, firmas, abrazos, lo volvían loco, y él siempre con la mejor onda posible”.

El último de los dos hermanos en atenderlo fue Manuel, en Campos de Roca, una estancia ubicada en Brandsen donde se encontraba Maradona en ese momento, “me contó que había envejecido y que se agitaba un poco”, recordó Juan Pablo, y sostuvo que les hubiera gustado poder ayudarlo mucho más, “pero sus tiempos, su entorno… era difícil para él. Nos quedamos con la hermosa experiencia de haberlo conocido”, concluyó.

Noticias Relacionadas