POLÍTICA

Balbín insiste en repensar una posible división de la Provincia

A fines del año pasado presentó un proyecto de Ley que busca establecer un Protocolo de Evaluación, mediante el cual pretende que se evalúen distintas alternativas de división de la provincia de Buenos Aires.

Balbín insiste en repensar una posible división de la Provincia
Veradia.com

En el marco del 202° aniversario de la creación de la Provincia de Buenos Aires, el diputado provincial de la UCR-Juntos Emiliano Balbín advirtió que se debe “repensar la Provincia, por el bien de los bonaerenses y de todos los argentinos”.

En ese sentido, a finales del año pasado presentó un proyecto de Ley que busca establecer un “Protocolo de Evaluación para la creación de nuevas provincias en territorio bonaerense”, mediante el cual pretende se evalúen distintas alternativas de división de la provincia de Buenos Aires, y que prevé tres etapas: la creación de una Comisión Bicameral, una Consulta Popular, y la elaboración de proyectos para la creación de nuevas provincias a partir del actual territorio.

El legislador publicó en sus redes sociales un informe sobre la evolución e incidencia bonaerense en el contexto nacional desde la fundación de la provincia en 1820 hasta la actualidad. Según el trabajo de Balbín, en el momento de la creación del territorio bonaerense estimativamente el 7% de la población del entonces territorio Nacional se concentraba en la ciudad de Buenos Aires. La escasa población rural se ubicaba al norte del Río Salado y hacia el Atlántico. 

El primer Censo Nacional en 1869 marcó que en la provincia de Buenos Aires vivía el 16,6% de la población de Argentina. Sumando solo dos provincias, Córdoba y Entre Ríos, se podía equiparar a la actual Buenos Aires.

El segundo Censo Nacional en 1895 advirtió que en la provincia de Buenos Aires vivía el 22% de la población de Argentina. Y un crecimiento exponencial de la Ciudad de Buenos Aires, alcanzando el 16% de la población total del país.

El tercer Censo Nacional de 1914 señaló que entre la ciudad y la provincia de Buenos Aires concentran casi la mitad de la población nacional, situación que continuará hasta la actualidad.

El cuarto Censo Nacional en 1947 indicó que en la provincia de Buenos Aires vivía el 26% de la población del país, similar a la sumatoria de cuatro provincias: Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y Tucumán.

El quinto Censo Nacional en 1960 mostró que en la Provincia vivía el 33% de la población total del país, similar a la sumatoria de seis provincias: Santa Fe, Córdoba, Mendoza, Entre Ríos, Tucumán y Chaco.

En tanto el sexto Censo Nacional en 1970, marcó que en el territorio bonaerense vivía el 37,5% de la población de Argentina, similar a la sumatoria de nueve provincias: Santa Fe, Córdoba, Mendoza, Entre Ríos, Tucumán, Chaco, Corrientes, Salta y Santiago del Estero.

Finalmente, y desde el Censo Nacional de 1980 hasta la fecha, en la provincia de Buenos Aires vive el 39% de la población total del país, similar a la sumatoria de las diez provincias más pobladas.

“Es evidente que esto ha producido en el tiempo un fuerte centralismo político administrativo en la Provincia, que obviamente ha derivado en un fuerte proceso de concentración poblacional que afecta a toda la Argentina”, señaló Balbín al respecto, agregando que “la mega provincia de Buenos Aires ha crecido de forma desproporcionada, condicionando por su tamaño al resto de las provincias. Al cumplirse 202 años de su creación debemos repensarla. Por el bien de los bonaerenses y de todos los argentinos”.

 Por otro lado, el legislador radical expresó que “debemos enfocarnos en el presente, en las realidades que vivimos, en las herramientas con las que contamos para crear los cambios necesarios para el futuro. Como toda crisis, esta pandemia nos ha demostrado en muchos aspectos, que un mundo y un país diferente vendrá, y es nuestra misión aportar mejoras para la Argentina del futuro hacia donde vamos y la provincia de Buenos Aires no es ajena a esa transformación necesaria”.

“El objetivo de contar con provincias razonables que equilibren el federalismo, descentralicen el poder político, achiquen el gasto público y acerquen a los gobernantes amerita que comencemos a debatir seriamente en ámbitos constitucionales de forma abierta y democrática”, finalizó.