SALLIQUELÓ

Construyeron un sidecar adaptado para pasear con su hijo

Con la intención de lograr que pueda pasear junto a ellos, y proyectando viajar a un encuentro de motos, los padres de Juan Acosta construyeron un sidecar a medida de su condición física.

Juan Acosta comparte con su familia la pasión por las motos, pero su condición física le impide circular en ellas, ya que padece de Distrofia Muscular de Duchenne (DMD), una enfermedad caracterizada por atrofia y debilidad muscular progresiva.

Con la intención de lograr que pueda pasear junto a ellos, y proyectando viajar a un encuentro de motos, Adriana y Gaspar, sus padres, comenzaron a buscar un sidecar que comprar, pero como ninguno se adaptaba a las necesidades, decidieron construirlo a medida de su comodidad y seguridad.

Con alegría, Juan le contó a Veradia.com que el sidecar fue una sorpresa: “mientras estaba trabajando, no sabía lo que estaba haciendo, pensé que era algo suyo, así que cuando me dijeron no lo podía creer”.

El sidecar mide 1.73 mts y tiene una silla reclinable, con cinturones de seguridad, para que pueda ir sentado o acostado. “Me falta hacerle una burbuja de policarbonato transparente de 3 mm, para protegerlo del viento, tapizarlo y ponerle luces” relata Gaspar, quien utilizó para la construcción la horquilla con doble amortiguador de una moto vieja y rescató chapas de heladeras en desuso, pero aclara que por cuestiones de seguridad el hierro de la estructura es todo nuevo.

“Nos costó mucho esfuerzo, entre los materiales que pudimos comprar y los que reciclamos, más la rueda que nos regalaron, cumplimos el objetivo de darle una alegría, porque está pasando momentos difíciles y siempre le buscamos la vuelta para que se sienta mejor” dice Adriana, y cuenta que el primer día que salieron con Juan a probar el sidecar fue muy fuerte y emocionante, “es algo que quería hacer hace mucho tiempo, en noviembre entró a un motoclub y eso le dio todavía más ganas de viajar en moto” asegura.

Por su parte, Juan se muestra feliz con la posibilidad que le brinda esta sorpresa preparada por sus papás, el primer paseo de prueba fue el domingo 7, y el segundo el pasado domingo, cuando los visitamos en su casa para conocer esta historia. “La primera vez tuve un poco de miedo y alegría, una mezcla de las dos cosas, pero me sentí cómodo y me gustó” describe el joven de 19 años de edad, que espera poder viajar a un encuentro de motos, “he ido a algunos, pero me gustaría ir en moto” concluyó esperanzado.

Para finalizar la construcción del sidecar, los padres de Juan necesitan conseguir el policarbonato transparente de 3 mm, tarea que se torna dificultosa en el marco de las medidas sanitarias y las restricciones sobre el transporte. Quien esté en condiciones de asesorarlos al respecto, pueden comunicarse con Gaspar al teléfono 2392 533070.