Salliquelo
MIN 2º
MAX 20º
T: 2 º
Poco nuboso

Paola Luis, madre Pura Sangre

La condición de su hija al nacer hizo que abandonara el trabajo de profesora de nivel inicial para cuidarla. Se capacitó como acompañante terapéutica para brindarle una mejor atención y fue la impulsora de la creación del Servicio de Equinoterapia “Lazos de Libertad”.

Paola Luis nació en Tres Lomas y a la edad de 10 años, por cuestiones laborales de su padre, se mudó junto a su familia a Salliqueló, finalizando sus estudios primarios en la Escuela N° 1 y los secundarios en el Colegio Nacional.

Se radicó en General Pico, donde vivió 10 años y se recibió como Profesora de Nivel Inicial mientras trabajaba en un Jardín Maternal. Una vez recibida, continuó trabajando en el Jardín. Se casó en el año 2001 con Martín Ramos, con quien estaban de novios desde el último año de secundaria, y tras realizar la residencia en Pico se instaló hasta el día de hoy en Salliqueló. Durante aquellos primeros años, trabajó en el Jardín N° 903, en la Guardería y en la Escuela de Verano.

En octubre del 2007 nace su hija Magalí Milagros, hecho que cambiaría su vida para siempre. El embarazo transcurrió sin inconvenientes, pero, una semana antes de la fecha programada para realizarse una cesárea, Paola dejó de sentir a su hija en el vientre. Por motivos que no fueron determinados, la bebé sufrió una asfixia que le provocó encefalopatía hipóxica isquémica no evolutiva, lo que se asemeja, según su madre, a una parálisis cerebral. Su estado no empeora, pero puede mejorar.

Luego de nacer, la niña fue trasladada de emergencia a Coronel Suárez con muy pocas posibilidades de sobrevivir, de hecho, sufrió tres paros cardíacos. Al día siguiente de haber sido sometida a la cesárea, Paola viajó, porque el estado de salud de su hija era tan grave que no había tiempo que perder si quería conocerla.

“Pensé que no llegaba  –confiesa-, el panorama era tremendo, en caso de sobrevivir nos decían que podía quedar con muchas secuelas, porque lo único que le funcionaba era el corazón”.

Los días fueron pasando, y de verla a través de un vidrio en neonatología los padres pudieron pasar a tener contacto con su hija. “El ratito que teníamos para estar con ella le cantábamos, durante el embarazo siempre le canté, así que cuando estábamos juntas le hablaba y le cantaba”, recuerda con emoción.

Finalmente, Magalí sobrevivió, y a su nombre se le agregó el de Milagros, ya que, según reflejaban las palabras del Jefe de Neonatología del hospital, el Dr. Osvaldo Azpilicueta, fue un milagro que sobreviva. “Es famoso en toda la región porque es un excelente médico, al día de hoy seguimos en contacto con él”, dice Paola sobre el Dr. Azpilicueta.

En la actualidad, los estudios médicos muestran casi la totalidad del cerebro de Magalí sin actividad, pero la realidad de su condición es mucho menos severa; con 13 años de edad, tiene el coeficiente intelectual de una niña de 7, y mayor madurez aún en la parte social, comenzó a caminar a los 4 años con un andador y se expresa verbalmente de manera comprensible.

La asfixia de la bebé fue intrauterina, y al no poder determinarse que la provocó, motivó que Paola y Martín decidieran no tener más hijos, “nos dio miedo no saber si podía pasar de nuevo lo mismo, y además, así podemos apostar todo por ella. Nunca la dejamos sin terapia, cuando no hemos podido pagarla pedimos ayuda. Tener a una persona con discapacidad es carísimo”, asegura.

Precisamente, la evolución positiva de su hija se la atribuye a lo que define como “invertir en ella”, en referencia a la estimulación que desde el primer momento se le brindó: “los primeros 3 años de vida hay que explotarlos al máximo –explica-, a los 2 meses empezamos con todos los tratamientos, llegó a tener 15 terapias por semana y durante 7 años viajamos todos los martes a Pigüé a una especialista en neurodesarrollo”.

Durante esos 3 primeros años, Paola no trabajó, repartiendo su tiempo entre atenderla y capacitarse como acompañante terapéutica: “me impulsó lo que pasó con Magui, tengo hechos más de 80 cursos y congresos, y me sigo capacitando” cuenta al respecto.

Al comenzar a trabajar nuevamente, no lo hizo como maestra de nivel inicial, sino como acompañante terapéutica de un niño durante 8 años, desde su último año de jardín de infantes hasta finalizar la escuela primaria. En la actualidad, hace dos años que acompaña a otro paciente en un jardín de infantes.

Servicio de Equinoterapia “Lazos de Libertad”

Con la intención de que Magalí tenga acceso a una terapia alternativa, todos los días viernes al salir del jardín de infantes, comenzaron a viajar al servicio de equinoterapia que se brindaba en la localidad de Casbas. “El impacto que causa en niños, adolescentes y adultos es impresionante” define Paola, cuenta que Magalí lleva 10 años realizándola y han notado cambios positivos en su humor, la parte social y la motricidad.

En el año 2011, a partir de la realización de jornadas de salud mental en Salliqueló, comenzaron a reunirse un grupo de padres y familiares de personas con discapacidad, coordinados por el Mosana (Movimiento Sanitario Nacional), del cual terminaría formando parte. “Nos juntábamos en el CAPS del barrio FoNaVi a charlar, a llorar, a contar nuestras experiencias y ver que podíamos hacer”, recuerda. Fue allí donde, motivada por la buena experiencia de Magalí en Casbas, surgió la idea de crear un servicio de equinoterapia en Salliqueló.

En marzo del 2013 crearon una comisión para comenzar a darle forma al proyecto, “no teníamos recursos, no teníamos caballos, no teníamos nada, pero empezamos a juntarnos y a ver lugares” relata Paola.

En aquel momento, el Centro Ecuestre y el Centro Tradicionalista “El Ladero” compartían un predio cedido en comodato por la Municipalidad, en el que actualmente funciona el Servicio de Equinoterapia. El Centro Tradicionalista continúa funcionando en el lugar, pero ya en aquel entonces la actividad del Centro Ecuestre había comenzado a mermar. Por lo cual, Equinoterapia inició su actividad en ese espacio prestado. Hace dos años el Centro Ecuestre le cedió formalmente su lugar.

Paola, junto a Cecilia Ávila y Natalia Gómez, realizaron el curso de equinoterapia en la fundación “Huellas” de Bahía Blanca y pusieron en marcha la actividad acompañadas por Martín Trujillo y Victoria Monasterio, quien había realizado el curso y tenía gran experiencia con caballos. Se sumarían luego Vilma Rodríguez y Andrea Baz, con el curso también realizado.

El 2 de noviembre del 2013 quedó inaugurado el servicio, pero como funcionaba sin personería jurídica, el Centro de Día “Ojos Brillantes” le prestaba la suya, para que pudiera canalizar de manera formal los aportes económicos que se conseguían para la actividad. La personería jurídica fue conseguida en 2017, luego de arduas tramitaciones.

Además, con la elaboración y venta de pizzas y tortas, se consiguieron los fondos necesarios para la compra de cascos, monturas, material didáctico y la infraestructura del predio.

Tras el primer año de funcionamiento se trasladaron a una quinta facilitada por Victoria Monasterio, mientras se construían las instalaciones en el predio, regresando a principios del 2015 y asentándose allí hasta la actualidad.

Flequillo y Relincho se llamaban los caballos con los que comenzaron a trabajar, también fueron facilitados por Victoria Monasterio y contaban con la mansedumbre y el adiestramiento necesario.

Al año de haberse iniciado el servicio ya eran 21 pacientes los que realizaban equinoterapia, y debió abrirse un voluntariado para acrecentar el grupo y poder atenderlos. Todos trabajaban ad honorem, hoy en día, aunque no reciben una remuneración acorde, casi todos cobran.

Los recursos siguen generándose con la venta de pizzas y algunos eventos, mientras tanto, se impulsa una Ley de Equinoterapia para que las mutuales reconozcan y cubran los gastos de esta actividad.

El grupo de trabajo de “Lazos de Libertad” está compuesto por alrededor de 15 personas, entre profesores de educación física y de nivel inicial, acompañantes terapéuticos, voluntarios e idóneos en caballos, y brinda terapia a 24 pacientes que llegan por prescripción médica. Además, cuenta con la colaboración de profesionales de la salud. Realizan la terapia los días viernes con los integrantes del Centro de Día, y los sábados con los demás pacientes.  

Por lo general, las sesiones tienen una duración de media hora por paciente y la metodología depende de la patología de cada caso en particular, “si son niños se trabaja mucho a través del juego y la música, se les enseña que tienen que ir a buscar su casco, que sean independientes, que cepillen al animal, que lo saluden cuando llegan y cuando se van” describe Paola, y afirma que “es increíble lo que sucede con el caballo, he visto llegar pacientes niños, adolescentes y adultos con crisis, o muy alterados, y bajarse del caballo totalmente relajados”. En ese sentido, pone de ejemplo lo que sucede con su hija: “Magui es espástica, es dura, cuando sube al caballo es una piedra, y al tiempo de estar arriba se afloja”.

Entre los motivos por los que la equinoterapia logra estos resultados, Paola destaca que el cuerpo humano presenta, en condiciones normales, una temperatura de alrededor de 37°, y al subir al caballo alcanza los 38.8°, permitiendo con el calor relajar los músculos. Además, explica que el patrón de locomoción del equino es igual al de la marcha humana, y que el factor tridimensional se aborda desde el ascenso y descenso del animal y los movimientos.

Los caballos que forman parte del equipo en la actualidad son: Pituca, Naranjo y Pampa, y cuando es necesario se suma Abrojo, prestado por la familia Pedruelo. En período de receso, los tres equinos propios descansan en el establecimiento agropecuario “La Gloria”, de Arnoldo Mazzino, colaborador de equinoterapia.

Paola subraya el hecho de la gratuidad con la que se presta el servicio, advirtiendo que por nomenclador de salud tiene un costo superior a los $600 y que en algunos lugares se cobra entre $1500 y $2000 por sesión. “Lazos de Libertad” solamente cobra al paciente el seguro reglamentario, y en caso de no poder abonarlo la comisión se hace cargo. “Nadie que necesite hacer equinoterapia en Salliqueló se queda sin hacerla por no tener dinero para pagar el seguro. Nadie”, sentencia Paola.