Balbín expresó preocupación por el cierre de las exportaciones de carne

Lo hizo a través de la presentación de dos proyectos legislativos, junto a la diputada Susana Lázzari y con el acompañamiento de sus pares de bancada. Sostienen que la medida trae aparejada más pobreza.

Balbín expresó preocupación por el cierre de las exportaciones de carne
Veradia.com

Desde el bloque de diputados provinciales de Juntos por el Cambio presentaron el día martes dos proyectos legislativos, expresando preocupación por la decisión del Poder Ejecutivo Nacional de cerrar las exportaciones de carne.

“Este tipo de decisiones intempestivas ya fracasaron, y lo único que hacen es poner en peligro los mercados, generar mayor incertidumbre en la sociedad y perjudicar profundamente a nuestros productores”, dijeron los diputados autores de los proyectos, Emiliano Balbín y Susana Lázzari, quien preside la comisión de Comercio Exterior.  Además, los legisladores advirtieron que “este tipo de medidas limitantes del comercio internacional, ya han mostrado la ineficacia y su rotundo fracaso en términos económicos, ambientales y sociales”. 

Las iniciativas fueron acompañadas por sus pares de bancada y el titular del bloque, Maximiliano Abad, señaló que “el sector agropecuario se ha declarado en alerta por la muy mala experiencia anterior. Las estadísticas demuestran que entre 2006 y 2015, cuando estuvieron vigentes los llamados Registros de Operaciones de Exportación (ROE), los cuales fueron en rigor de verdad permisos, cuotas y no solo un mero registro, el objetivo buscado fue bajar los precios internos de la carne. Pero ello, no ocurrió: entre enero de 2006 y  diciembre de 2011 el precio de la carne subió 300%, mientras que la inflación del país en el mismo periodo (según INDEC e Inflación Verdadera), fue del  200%”, sostuvo.

 “A esto –agregó el diputado bonaerense Alex Campbell-, se suman otras consecuencias como la pérdida de mano de obra, cierre de frigoríficos, perdida de productores ganaderos, pérdida de divisas para el país, pérdida de mercados ganaderos existentes, pérdida de confianza por parte de compradores de carne, pérdida de mercados potenciales de alto poder adquisitivo, pérdida de inversiones de parte de toda la cadena ganadera, pérdida de potenciales nuevos empleos, pérdida del stock ganadero, merma en la producción de carne del país, merma en el consumo per cápita de los habitantes de Argentina, y fuerte aumento en el precio de la carne al consumidor”.

“En resumen, la medida trae aparejada más pobreza para todos”, finalizaron afirmando los legisladores.