Salliquelo
MIN 5º
MAX 14º
T: 7 º
Borrar

Enrique Cattáneo, la gestación del 4 veces Intendente

Luego de ejercer durante 16 años como mandatario comunal se encuentra alejado de los cargos públicos y las aspiraciones electorales, pero sigue participando en política. En la actualidad, reparte su tiempo entre la familia y su actividad profesional.

El ex Intendente de Salliqueló Osvaldo Enrique Cattáneo nació el 21 de agosto de 1945 en Thames, un pequeño pueblo del Partido de Adolfo Alsina que como tantos otros prácticamente desapareció junto con el ferrocarril; sólo quedan un par de casas, la Escuela N° 5 y la sede de Thames Fútbol Club. Su familia estaba compuesta por sus padres Federico y Serapia y una hermana menor que él, Yolanda.

Atilio, su abuelo paterno, fue quien se instaló allí dedicándose a la herrería y carpintería, oficio que con los años heredaría su padre. “Se trabajaba con artículos rurales como mangas y tranqueras -recuerda Cattáneo-, me quedó grabado que en esa época la gente se movilizaba en carros y sulquis, que se usaban también para transportar la cosecha, tenían ruedas de madera con llantas de hierro y periódicamente había que ajustarlas. Ese era otro trabajo que se hacía, se llamaba enllantar”.

Una vez finalizados sus estudios primarios, en la Escuela N° 5 de Thames, inició el nivel secundario en Carhué, en el Colegio Nacional Anexo Comercial, “en esa época era común terminar la primaria y ponerse a trabajar en lo que hacía tu papá, pero el mío tuvo la visión de mandarme a que haga la secundaria”, destaca. Durante los primeros 3 años vivió en una pensión, y luego su familia también se mudó a Carhué.

Un ex Intendente de Adolfo Alsina, Francisco Alonso, fue su profesor de contabilidad, y cree que quizá él despertó su vocación para que al finalizar la secundaria comience la carrera de Contador Público, para ello se radicó en la ciudad de La Plata. “Me quedaba mucho más cerca Bahía Blanca, pero en La Plata funcionaba un Centro de Estudiantes conformado por gente de Carhué y la mayoría en esa época se iba para allá”, cuenta al respecto.

A su familia no le resultó sencillo que pudiese estudiar, porque eran de clase media baja y el único que trabajaba era su padre, “tuvieron que hacer un esfuerzo muy importante, sobre todo el primer tiempo -asegura-, ya en el tercer año comencé a trabajar en la Dirección de Estadísticas de la Provincia, por un sistema de prácticas rentadas que tenía la Universidad con el Ministerio de Economía”.

A partir de allí trabajó siempre, en diferentes actividades, de manera paralela al desarrollo de sus estudios, los cuales finalizó en unos 6 años y medio, con un paréntesis de un año donde realizó el servicio militar en Quilmes.

Un año antes de concluir los estudios universitarios se casó con su actual esposa, la platense María Cristina Vázquez, con quien tienen 4 hijos: María Carolina, Federico, María Eugenia y Juan Enrique.

Al recibirse en 1970, trabajaba en un cuerpo de fiscalizadores en la Municipalidad de La Plata, donde accedería más tarde a un cargo jerárquico. También ejerció la docencia en la localidad de Pereyra (Partido de Berazategui) y junto a dos compañeros de facultad abrieron un estudio contable.

En el año 1978 Cattáneo y su familia dejan la ciudad de La Plata. Al momento de enumerar los motivos, explica que por aquel entonces era uno de los lugares más castigados por la dictadura militar y recuerda que al salir a la calle era habitual encontrarse con procedimientos, tiroteos y calles cortadas: “para llegar a tu casa tenías que dar mil vueltas y me tocó ver de muy cerca algunos episodios, vivíamos en un edificio y vi cómo se llevaban a una persona conocida, también empezaron a desaparecer amigos, algunos se fueron al exterior y a otros lamentablemente no los vimos más. En esa época ya teníamos tres hijos chicos, la mayor había empezado la primaria y eran años muy difíciles”.

En cuanto a la elección de Salliqueló como destino, surge por una cercanía previa, “ya conocía la ciudad porque viviendo en Carhué había ido algunas veces. En mis tiempos de secundaria varios chicos de Salliqueló hacían los dos últimos años en el Colegio Comercial de Carhué, entre ellos en mi promoción estaba Ernesto Campodónico, con quien terminamos la secundaria y vivimos juntos el primer año en La Plata, él también me entusiasmó para tomar la decisión”.

A la distancia, considera que fue una apuesta arriesgada, ya que tanto su esposa como él estaban consolidados en la parte laboral y profesional, “los primeros años no fueron fáciles, como salliquelense; porque así me considero desde hace muchos años, reconozco que somos un poco difíciles a la hora de recibir gente que viene de afuera -reflexiona-, el foráneo tiene que hacer muchos méritos para instalarse en la sociedad y ser reconocido”.

Esa integración se fue dando con el tiempo y no solo a través del trabajo en su estudio contable, también dictaba clases en el Colegio Nacional Anexo Comercial Nocturno y a los pocos meses de haber llegado formó parte de la Cooperadora de la Escuela Especial; por aquellos años la Directora de la institución era Nelly Nosetti.

Una de las actividades que realizaron como cooperadora para recaudar fondos fue una carrera de galgos, y al poco tiempo comenzaron a organizar carreras de caballos, las que tuvieron una gran repercusión. Pero las cooperadoras no estaban habilitadas para organizar ese tipo de eventos, por lo que fueron convocados por el Intendente, el Dr. Andrés Sanseau, quien los impulsó a constituir la Comisión Municipal de Carreras de Caballos. También participó de la Comisión de la Sociedad Italiana, del Club Jorge Newbery e integró la Peña de Automovilismo de Armando Diez.

Desde pequeño mamó de cerca la política, su familia era radical y su padre, que militaba en la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI), formaba parte del grupo que apoyaba a quien resultaría electo Intendente Municipal de Adolfo Alsina en el año 1958, Orlando Bedacarratz. Recuerda incluso que para una elección interna se votó en su casa. Ya en la Facultad, participó de la agrupación “Auténtica”, perteneciente a la Franja Morada.

Durante el primer año de radicados en Salliqueló, los Cattáneo vivieron en una casa ubicada en la esquina de Stroeder y Maipú, luego se mudaron al domicilio donde la familia reside hasta el día de hoy, también sobre la calle Stroeder. Mudanza que resulta clave al conocer los inicios en la política local de quien sería con el tiempo Intendente Municipal durante 16 años (1999 – 2015).

“En la cuadra teníamos como vecinos a Osvaldo Balbín y su esposa Marta, con ella había más trato familiar porque nuestros hijos estaban todo el día juntos y tomábamos mate habitualmente en su casa o la nuestra”, recuerda Cattáneo.

Fue Marta quien comenzó a motivarlo para que participe en política, corría 1984 y el Dr. Balbín había sido electo Intendente el año anterior con el regreso de la democracia: “me insistía todos los días, hasta que en 1985 me afilié al radicalismo y empecé a participar de las reuniones”.

En 1986 fallece el Dr. Osvaldo Balbín en ejercicio del cargo de Intendente Municipal y continúa su mandato Mabel Tellechea hasta 1987, año en que resulta electo Edgardo Breser por el Partido Justicialista.

La primera vez que Cattáneo integró una lista fue en las elecciones legislativas de 1989: “la encabezaba Gayoso de Quenumá, en segundo lugar iba yo y tercero Jorge Hernández, ya desde aquella época veníamos juntos con Jorge” dice entre risas, haciendo referencia al tiempo compartido con Hernández que fue su ladero político por más de 20 años, Presidente del Honorable Concejo Deliberante durante la mayor parte de su mandato como Intendente y quien lo sucedió en el cargo de mandatario comunal.

En aquella elección, que fue ganada por el justicialismo, Cattáneo ingresó como Concejal, cargo que ejercería ininterrumpidamente hasta ser electo Intendente Municipal en 1999, al imponerse en las elecciones ejecutivas al candidato (y por entonces Intendente) del PJ, Víctor Hugo Elizalde.

Al momento de aceptar postularse, afirma que tuvo mucha incertidumbre, atravesaba un buen momento en la parte laboral y sabía que asumir la responsabilidad del cargo significaba un impacto importante en su vida cotidiana.

Describe la campaña para su primera candidatura a Intendente como muy larga e intensa, recuerda que las elecciones eran en septiembre y comenzaron a trabajar en marzo, “pasamos tres o cuatro veces por todas las casas de Salliqueló y Quenumá, les dejamos a los vecinos una hoja para que nos hagan propuestas o nos expresen sus inquietudes, después las retiramos para analizarlas y volvíamos a visitarlos”.

Asumir el cargo de Intendente, tal como lo suponía, le significó un gran impacto: “fue un cambio muy grande al que me tuve que adaptar, una cosa es ser Concejal y oposición, y otra tomar las decisiones”.

El contexto general en su primer período de gobierno no lo acompañó, la situación económica del país se encaminaba a lo que sería la crisis con la que finalizó la presidencia de De la Rúa y Salliqueló, entre el 2000 y el 2001, sufrió una grave inundación. “No había registro de inundaciones de esa magnitud en los últimos 100 años -afirma-, en las recorridas aéreas que hacíamos en el helicóptero que mandaba la provincia solo se veía el sector de los montes donde estaban las casas, después era todo agua. Fue un comienzo dificilísimo”.

Con la crisis general de por medio, el fracaso de la Alianza a nivel nacional y habiendo perdido la elección legislativa a nivel local, las aspiraciones de renovar su mandato en el 2003 no parecían sencillas de concretar. El adversario electoral para esa oportunidad fue el ex Intendente Edgardo Breser.

Cattáneo considera que afrontó su segunda candidatura prácticamente como una obligación por haber perdido las legislativas, “sentí que tenía que ser yo el candidato, que no me podía ir en ese momento. Finalmente ganamos por más de mil votos, que es una diferencia muy amplia, porque en Salliqueló las elecciones siempre son más parejas”.

De aquel segundo período como Intendente, y ya con más experiencia en el cargo, recuerda que hubo altibajos económicos, pero que en general la situación estaba mejor.

La del 2007, si bien el peronismo iba dividido; Víctor Hugo Elizalde por el FpV y Juan José Moreda por el PJ, era una elección difícil para el radicalismo: “a partir de ahí ya empecé a mirar para los costados –dice en relación a una nueva postulación-, pero el justicialismo llevaba al Dr. Moreda que era un candidato muy fuerte, así que decidimos que yo vaya de nuevo. Fue una elección muy reñida, la más ajustada de todas, ganamos superando apenas los 100 votos de diferencia”.

En el 2011, con Ricardo Alfonsín a la cabeza, el radicalismo conforma la Unión para el Desarrollo Social (UDESO), junto a Unión Celeste y Blanco, el partido de Francisco de Narváez.

En Salliqueló, el referente de Unión Celeste y Blanco era el actual Intendente, el Ing. Juan Miguel Nosetti, quien se perfilaba como el principal opositor al oficialismo local, situación que derivó en una interna y Cattáneo asumió que era la figura del Intendente quien debía afrontarla. “Desde arriba nos pedían que hiciéramos un acuerdo y fuéramos con lista única, pero Nosetti se había instalado como candidato siendo muy crítico de la gestión municipal, no contaba con representación en el Concejo Deliberante pero teníamos más oposición de él que del peronismo. Así que fuimos a las internas en las PASO y después que ganamos se integraron las listas”.

Tras imponerse en las PASO, sería reelegido nuevamente como Intendente Municipal en las elecciones generales, imponiéndose al candidato del Partido Justicialista, Carlos Raffino, e iniciando así su cuarto y último período.

No existen antecedentes en el distrito de Salliqueló de un Intendente que haya sido electo en cuatro oportunidades para ocupar el cargo, y a la distancia reflexiona que tendría que haber dado un paso al costado, pero que, sumergido en el torbellino del momento, no se hace un análisis demasiado concreto. “Ya en el 2011 tenía tomada la decisión de no seguir, incluso lo había hablado con mi familia, pero se planteó esa alternativa y la afronté”.

De sus 16 años como mandatario comunal hace un balance positivo, teniendo en cuenta que se atravesaron situaciones complejas, “se consiguieron muchas cosas para Salliqueló y peleando desde la adversidad –considera-, porque siempre tuvimos el gobierno provincial y nacional de otro signo político, a excepción del inicio del primer mandato con la crisis del 2001 que fue tremendo”.

Piensa que a pesar de las adversidades políticas y económicas hubo logros importantes, entre ellos nombra las 170 viviendas del Plan Federal y las 40 del Plan Compartir, la pavimentación de 50 cuadras entre Salliqueló y Quenumá, las inversiones realizadas en el Paseo del Lago, la instalación de la Universidad Provincial del Sudoeste (UPSO) y el acompañamiento a las diferentes instituciones del distrito.

No obstante, cree que el mayor mérito de su gestión radica en el diálogo, “por los resultados electorales soy consciente que siempre tuve muchos votos que no eran del radicalismo, venían de independientes o de otros partidos. El logro más grande es haberme manejado durante tantos años en buena convivencia con la oposición política y sobre todo con los vecinos”.

Como deuda, menciona que nunca logró un desarrollo productivo que generara mano de obra estable y genuina, “asumo la responsabilidad de la parte estatal, intentamos instalar el Parque Industrial que quedó a mitad de camino, pero siempre es necesaria la otra parte, nunca hubo una apuesta del capital privado para invertir en diferentes actividades que se podrían haber desarrollado en ese momento”.

En el año 2015 se llevó a cabo el recambio de autoridades, donde dejó el cargo de Intendente Municipal en manos de Jorge Hernández, siendo ovacionado por los presentes al concretarse el acto. “Sinceramente no me lo esperaba, ese es el recuerdo que me quedó de mi relación con la gente, hubo un acompañamiento importante ese día y el reconocimiento fue muy fuerte y movilizante. Lamentablemente a veces se genera una grieta, por usar un término de moda, pero el responsable de que se genere es el gobierno, que tiene que buscar lo contrario con diálogo y consenso, eso creo que se logró y es lo que me llevo como positivo”.

Cuenta que el cambio de rutina, luego de finalizar su último mandato, fue mucho menos traumático que el vivido cuando asumió como Intendente: “después de terminar con los 16 años volví a mi actividad profesional, que nunca la dejé, pero con otra tranquilidad, fue una desaceleración muy importante”.

Respecto al apoyo familiar, destaca que su esposa fue un pilar fundamental, no solo en el hogar sino también en lo laboral. “Cristina se instaló en el estudio contable y me reemplazó, acompañando a las chicas que trabajan conmigo desde hace muchos años, me dio una mano importantísima para no perder la fuente laboral que fue el sacrificio familiar de toda la vida, mi profesión fue el objetivo que siempre tuve y no quería perderla, y ella me ayudó muchísimo”.

Define su relación con los vecinos como “cordial y afectuosa”, cuenta que se saluda y habla con mucha gente en su actividad cotidiana y que a veces le recuerdan algún episodio. “Para quien te va a ver a la municipalidad con un problema, por más que parezca algo insignificante, para esa persona es lo más importante. El solo hecho de que la escuches, y ni hablar si logras resolverle el problema, le queda grabado para siempre, entonces a veces me recuerdan y agradecen cosas que tengo olvidadas”.

En la actualidad continúa con su actividad profesional en el estudio contable y aprovecha para compartir tiempo con su esposa, sus hijos (de los cuales solo uno radica en Salliqueló), y sus 7 nietos de entre 3 y 19 años. “Hoy si quiero viajar a visitar a mis hijos lo resuelvo en el momento y salgo, cosa que antes no podía hacer. Por mi personalidad, cuando viajaba, aun estando en funciones, sentía que todo el mundo me miraba. Tener a Juan (su hijo menor) en Salliqueló me permite aprender a ser abuelo, porque mis nietos estuvieron siempre lejos”.

Más allá de seguir vinculado a la actividad política, asegura que está retirado de las listas de candidatos y que no tiene aspiraciones a ocupar ningún cargo: “ya fueron muchos años y soy un convencido de que debe haber renovación, hay muchos jóvenes que están participando en el partido a nivel local y seccional. Emiliano Balbín es un referente de la juventud que está ocupando un cargo importante, yo cumplí un ciclo, y lo que puedo hacer es acompañar”.