CULTURA

“Nacho” Breser: Un salliquelense bailando en el Colón

Vive y trabaja en Buenos Aires desde hace 10 años. Actualmente forma parte de “Los Pescadores de Perlas”, una ópera con impactante puesta en escena en el Teatro Colón, uno de los más importantes del mundo.

“Un bailarín baila porque su sangre baila en sus venas” dice una frase de Pavlova. Tal parece ser el caso de Ignacio “Nacho” Breser, que desde los 6 años empezó a sentir la necesidad de ponerle movimiento a la música que sonaba en la radio o de algún CD que andaba a las vueltas por su casa en Salliqueló, donde nació. Y, ¿qué es lo más popular a lo que se le pueda echar mano en un pueblo profundamente ligado al campo en el oeste bonaerense para satisfacer esa necesidad?, por supuesto, el folklore.

El comienzo de un camino que iba para largo, tuvo sus primeros pasos en la Casa de la Cultura Municipal donde asistió a las clases de danzas folklóricas para luego continuar su aprendizaje en la Academia “Esencia de mi Tierra” dirigida por Eugenia Sueldo y Martin Palomino, con quienes se formó durante más de diez años y tuvo la oportunidad de vivir muchas experiencias presentándose con el cuerpo de baile en varios festivales locales, zonales, como así también reiteradas oportunidades en el escenario mayor de Cosquín.

En el momento que les toca a muchos adolescentes del interior después de terminar el secundario, decidió continuar sus estudios en el camino de la danza en la Universidad Nacional de las Artes en la Ciudad de Buenos Aires.

“Se empieza a conocer gente que está en la misma sintonía que uno, lo que me ayudó a querer empezar a crear y a buscar qué era lo que me interesaba realmente como artista”, le contó Nacho a Veradia.com, repasando su recorrido por los años de nutrirse de diversos ámbitos de este arte, ya sean independientes o más clásicos.

En el 2017 le llega oportunidad de audicionar y debutar en el Teatro Colón para un clásico de la ópera como es “La Traviata” de Giuseppe Verdi, la cual es la primera de más de una docena de diversas óperas y puestas en escena donde el salliquelense pondrá sus pies en las tablas durante los siguientes cinco años.

“Ensayar y estár en ese escenario es una experiencia única por todo lo que se aprende, los artistas talentosos que conoces, y a su vez adrenalínica, por la imponencia del lugar y por la cantidad de gente que hay en escena”, destacó Breser, refiriéndose a las más de doscientas personas del coro estable, las cien de la orquesta, cincuenta actores, bailarines, técnicos e innumerables asistentes que se suman a un recinto casi siempre repleto de espectadores.

El Colón, al ser un teatro de temporada, cuenta con una programación estable en la que se producen alrededor de 5 óperas anuales que se van renovando, “el tiempo de trabajo es corto y acelerado, ya que contamos con menos de un mes de ensayo para preparar casi diez funciones que se dan por obra”, detalló, agregando que, “para cada función hay que estar mínimo dos horas antes, para la caracterización del personaje, retoques de vestuario, maquillaje y la preparación que conlleva una ópera que puede durar entre dos a más de cuatro horas”.

El bailarín, luego de haber actuado en “Nabucco”, obra de Verdi, y a cargo del reconocido director Stefano Poda, se encuentra actualmente trabajando en la ópera “Los Pescadores de Perlas”, de Bizet, una de las producciones propias de temporada del Teatro Colón en coproducción con el Teatro Wielki de Polonia, que estrenó el pasado martes 25 de octubre.

“Nunca imaginé o proyecté llegar a bailar en un lugar así. Confío mucho en el fluir de las cosas, en hacer lo que elegís y te hace bien, y cuando surgen oportunidades o experiencias, aprovecharlas al máximo”, reflexionó el joven talento salliquelense.