SALLIQUELÓ

Alumnos de la Escuela Técnica destacados por un medio nacional

La versión digital de Página/12 publicó sobre un proyecto de Francisco Daniel Tamargo, Simón Krotter y David Solari, que busca ayudar a personas con movilidad reducida y sus entornos mediante un brazo mecánico.

Alumnos de la Escuela Técnica destacados por un medio nacional
Veradia.com

Estudiantes de la Escuela Técnica 1 de Salliqueló, “Fray Luis Beltrán” diseñaron un brazo mecánico para ayudar al desplazamiento de las personas con movilidad reducida. Su proyecto, que llegó hasta la última Feria de Ciencia Provincial en la Ciudad de Mar del Plata en agosto, busca dar seguridad a usuarios y familiares en los trayectos entre las sillas de ruedas y las camas o los vehículos.

Francisco Daniel Tamargo (18 años), Simón Krotter (19) y David Solari (18), comparten mucho más que el Séptimo año en la especialidad de electromecánica de la Técnica 1 de su ciudad, comparten historias de vida.

Los tres sabían de las dificultades de ayudar a mover a una persona que no podría trasladarse por sus propios medios. Una lucha silenciosa e invisible que solo la entienden los que la viven, que es acompañar a alguien a pasar de una silla a una cama o un auto o a un baño. 

Simón entendió como nadie la historia de David cuando un accidente dejó a su mamá en silla de ruedas. El recuerdo de su tío transitando una enfermedad, y su papá queriendo trasladarlo los hermanaba. Lo mismo le pasó a Francisco con sus amigos, cuando vio a su abuela quedándose cada vez más en su casa porque los dolores no la dejaban ni llegar al auto para disfrutar de un día de campo junto a sus hijos y nietos.

El proyecto Wal.Co nace en este contexto. Los chicos pensaban en formas de mejorar la calidad de vida, no sólo del usuario de la silla de ruedas sino de todo su entorno. “Algo que pasa es que hasta que vos no afrontas una situación así, no te das cuenta de las cosas que hay y las cosas que no hay. Por eso pensamos en hacer este proyecto”, explica David Solari a BuenosAires/12.

La respuesta salió de su misma historia: un brazo mecánico que permita incorporarse a las personas con movilidad reducida, de forma segura y efectiva. Hubiese sido algo que sus familias habían necesitado en su momento, pero no existía. Por esa razón, lo pensaron, lo diseñaron y lo llevaron a cabo.

Wal.Co, el nombre es una construcción en memoria de esos familiares suyos que se hubiesen visto beneficiados con la herramienta: Walter el tío de Simón y Corina es la mamá de David. “Pensar que otras personas con las mismas dificultades tengan la posibilidad de una vida mejor es lo que nos motiva”, asegura Francisco, mientras todos sus compañeros asienten. Allí, está el concepto. 

 

El proyecto Wal.Co

En la materia “Capacidades” los alumnos de la “Fray Luís Beltrán” tenían que realizar un proyecto en el que pudieran poner en práctica los conocimientos que adquirieron en toda su trayectoria educativa en la escuela técnica. “Pensamos en algo que pueda ser útil para nuestra comunidad”, cuentan los compañeros al ser consultados por los primeros pasos del proyecto que los llevó al encuentro en Mar del Plata. “Nosotros habíamos compartido estas experiencias y pensamos en una forma de hacer algo para ayudar a otros que vivieran lo mismo que nosotros”.

En ese sentido David agrega que el brazo “busca mejorar la calidad de vida tanto del usuario como de su familia”. Y argumenta: “Da seguridad, porque si yo tengo que ayudar a mi mamá a pasarla a la cama, la puedo agarrar mal, puedo lesionarme, se me puede caer”.

Específicamente, la herramienta es un brazo elevador que cuenta con dos soportes: uno para dentro del hogar y otro que se encastra en las bisagras del auto y es desmontable. Mediante un control remoto el dispositivo ayuda a mover a las personas de la silla, al baño, a la cama o al auto. “Es posible que el que no tiene un pariente con poca movilidad cree que con una silla de ruedas alcanza, y no es así, porque el movimiento de un lugar a otro muchas veces es difícil”, dice Francisco. “Uno puede hacer mal la fuerza, se puede lastimar, se puede caer, pasan muchas cosas en esas transiciones, nuestro brazo está especialmente diseñado para estos casos”, explica.

Si bien los chicos subrayan que su prototipo es “funcional y resuelve todos los problemas planteados”, ellos piensan en perfeccionarlo y trabajan en eso. “La idea nuestra nunca fue llegar tan lejos, fuimos creciendo y hoy vemos la posibilidad de llegar al proyecto ideal”, cuenta Simón.

Pensando en ese horizonte, el grupo busca “mejorar algunos puntos como por ejemplo el peso, para que cualquier persona por sí sola pueda maniobrar y así ganar independencia”. “Sabemos cómo hacerlo, que necesitamos y los pasos a seguir, pero tenemos algunos obstáculos de financiación”, señala. “El proyecto ideal está pensado para que las personas que lo necesiten puedan maniobrar sin problemas, que sea lo suficientemente liviano pero a la vez fuerte”, explica Francisco.

Para avanzar en el proyecto, Francisco, Simón y David salieron a buscar historias, más allá de sus propias experiencias. Así, realizaron una investigación más amplia consultando con familias y personas con discapacidad motriz para pensar en la mejor forma de ayudarlos. “Nosotros estuvimos haciendo visitas a personas que padecen diferentes enfermedades y para saber las problemáticas que tienen y cuál era la mejor forma de solucionarlo, ahí te das cuenta que las problemáticas son muchas y las soluciones muy pocas”, señalan y agregan: “Que muchas veces se necesita un gran acceso económico para traer productos importados, esta es una solución con algo que podemos hacer acá en el país”.

Francisco, David y Simón piensan todo el tiempo cómo mejorar su creación. Lo hacen por sus recuerdos de lo vivido, pero principalmente lo hacen por su futuro y el de las personas que imaginan mejorando su calidad de vida gracias a su iniciativa. “Uno ve tantos adelantos en tecnología, pero nadie se había ocupado de este problema, por eso pensamos en esto”, dice David, pero podría haberlo dicho cualquiera de los tres, que sin saberlo no solo hablan de un mundo mejor, también lo diseñan.